Haloterapia: un tratamiento para enfermedades respiratorias

¿Cómo las enfermedades respiratorias afectan a nuestro organismo?
13 diciembre, 2021
¿Cómo se producen las enfermedades respiratorias?
13 diciembre, 2021
Show all

Tratamientos para tratar las enfermedades pulmonares hay muchos. Cuando los síntomas son agudos, es mejor confiar en los avances en salud y medicarse, aunque es importante mencionar que debe hacerse siempre con recomendaciones. Ahora, cuando el problema es crónico y se presenta como una molestia durante meses o, incluso, años, es mejor buscar alternativas y hoy vamos a hablar de una de las que más se está hablando últimamente: la haloterapia.

Para entender el término vamos a reducirlo a su significado más simple: una terapia con sal. O sea: se respira aire con compuestos salinos para eliminar la mucosidad y la contaminación que se acumula en los pulmones. Ahora bien, aunque la haloterapia se considera un tratamiento alternativo para problemas pulmonares como asma, bronquitis y tos, existen evidencias de que las promesas realmente están dando buenos resultados, teniendo como conclusiones más interesantes que, de un grupo de pacientes estudiados, el 50% pudo interrumpir el consumo de medicamentos como los corticosteroides inhalados y casi el 33% continuó la medicación, pero reduciendo las dosis.

Los inicios de la haloterapia

Todo comenzó en las minas de sal. Más específicamente, en un patrón que comenzó a acrecentarse en las personas que trabajan en estas minas. El comienzo fue en el año 1843, gracias a los hallazgos del médico polaco Felix Boczkowski, quien comenzó a notar que, los trabajadores que cumplían sus labores en las minas de sal de Wieliczka sufrían, en promedio, menos problemas respiratorios que la población en general. Luego de revisar algunas muestras, que eran de su interés debido a sus constantes intentos por encontrar argumentos sólidos que soportaran su tesis sobre los tratamientos de sal, llegó a la conclusión de que los aerosoles salinos, que se desprendían en el ambiente gracias al cincel y al martillo, y los cuales eran inhalados por los mineros en el medio subterráneo, eran los causantes de esta pequeña ventaja. Boczkowski es considerado el padre de los tratamientos con salmuera y el precursor de las investigaciones sobre la haloterapia para tratar enfermedades respiratorias.

La sal como cura

Aunque a inicios se comenzaron a utilizar las minas de sal como espacios para los tratamientos, los diferentes centros de investigación y fomento de esta práctica insisten en que no todas las sales son procesadas iguales. La idea es que el grado de pureza de la sal utilizada en el tratamiento sea de 99.9% y únicamente cloruro de sodio NaCl, para que al momento de ser triturada y puesta en el ambiente hermético de la cámara de tratamiento, se garantice que todas las partículas realmente cumplan el propósito que se desea. Algo que no es extraño, partiendo de que el fin principal de la haloterapia es limpiar los pulmones de mucosidad o partículas dañinas.

(las cámaras de haloterapia comúnmente se crean en minas de sal) Durante la haloterapia, el paciente respira aire rico en sal, similar a lo que ocurre en las minas de sal. Las partículas de sal están suspendidas en el aire, por lo que el paciente las inhala y exhala.

La efectividad del tratamiento

Existe una creciente evidencia de que la inhalación de partículas de sal ultrafinas (Halosoles) en el aire aumenta la ventilación pulmonar y la captación de oxígeno, y disminuye la resistencia respiratoria y la fibrosis quística. El aumento de la capacidad respiratoria da como resultado una disminución de la hiperventilación y un aumento del contenido de oxígeno arterial, cambios que disminuyen la carga sobre el corazón provocada por las altas concentraciones de contaminantes en el aire, como el dióxido de azufre y el humo de los fuegos para cocinar o fumar cigarrillos. Quienes se oponen al uso de la haloterapia pueden señalar que las personas con problemas pulmonares ingieren una cantidad bastante alta de sal en un corto período de tiempo, y muchas enfermedades respiratorias deben tratarse de manera diferente. Es por esto que, si tienes dudas sobre el tema, es mejor hablar siempre con un médico de confianza que pueda proporcionarle más información sobre el tratamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *